Beneficios del amoniaco para el horno

Los beneficios del amoniaco son muchos y muy variados, es un producto bastante barato y un excelente limpiador casero. Puedes utilizarlo puro o bien mezclar lo con agua para ralentizar un poco su fuerte olor.

Este producto deja brillos sin rayas, lo que lo vuelve ideal a la hora de limpiar vidrios, acero inoxidable o hasta porcelana, lo que lo convierte en perfecto para eliminar grasa y suciedad a la hora de limpiar un horno.

Cabe mencionar que el amoniaco es un compuesto de nitrógeno e hidrógeno que se presenta como limpiador natural, pero de natural poco tiene, lo que si, es que es muy efectivo, tiene un olor bastante fuerte y ello puede causarnos picazón, en especial si tienes problemas respiratorios.

También puede causar lagrimeo en los ojos, a muchos les disgusta el olor y por ello no lo utilizan, pero por eso yo recomiendo mezclar una pequeña cantidad con agua y verás que bien queda, sobre todo será mejor de utilizar y será igual de efectivo.

Si lo manejas correctamente es seguro y eficaz, para limpiar un horno con amoniaco viene de perlas, es rápido de actuar y solo debes aplicarlo y rascar, también recuerda que puedes aplicarlo en ventanas, puertas, mamparas cualquier cosa de vidrio o bien de aluminio.

¿Cómo usarlo de forma correcta para sacar los beneficios del Amoniaco?

Limpiar horno con amoniaco

Mantiene cualquier zona en la que lo utilices prácticamente impecable. Para limpiar con este producto necesitaremos:

  • ½ taza de Amoniaco

  • Agua

  • Paños de cocina

  • Tazón y una bandeja, bien podría ser la que trae nuestro horno

Ahora los pasos que debemos llevar a cabo son:

  • Encender el horno y calentar a 150 grados, pasado unos 10 minutos lo apagamos.

  • Colocamos el tazón con el amoniaco en la parrilla superior y la bandeja con agua por debajo de la parrilla, el gua debe estar hirviendo.

  • Cerramos la puerta y dejamos reposar hasta que el horno se enfríe y haya vaporizado toda la superficie.

  • Retiramos el tazón, bandeja, parrilla y procedemos a limpiar con un paño húmedo la superficie.

  • En un recipiente con agua tibia agregamos un poco de jabón friega platos y lo utilizamos para terminar de limpiar el horno.

  • Una vez hecho esto utiliza un paño seco para limpiar y así finalizar el procedimiento.

Es importante no utilizar esto en hornos de gas, el amoniaco es un producto inflamable y podría causar graves daños. Puedes hacerlo solo si te aseguras de tener todo desconectado y con el piloto fuera de servicio.

Importante mencionar que utilizar el amoniaco debería ser solo en casos en los cuales el horno este muy sucio, muy usado y el bicarbonato, limón y vinagre no sean suficientes para limpiarlo, hasta entonces que este producto químico sea tu última opción.

Es eficaz, pero es un poco complicado de utilizar, recomiendo también utilizar guantes que sean preferiblemente de goma, si utilizas desechables se romperán ya te digo que el amoniaco es súper fuerte y se come todo lo que encuentra, menos recomendable es no utilizar guantes, te irritará la piel.

Igual si tienes alguna mascarilla al alcance no dudes en utilizarla, vuelvo a repetir que el amoniaco es un producto demasiado fuerte, por ello es tan efectivo a la hora de limpiar.

Deja un comentario