Cómo limpiar el horno quemado

Limpiar un horno quemado puede ser un imposible para muchos. No para nosotros, no para ti. En el siguiente artículo vas a conocer diferentes formas de limpiar el horno de una forma fácil y casera.

Ya sea por descuido o por mala manipulación, esto nos puede ocurrir pensando que no se puede resolver o recurriendo a productos carísimos en el mercado.

Es que en estos días, cuando las recetas son muchas, los ingredientes variados, podemos olvidar limpiar los hornos o no hacerlos de manera correcta, desencadenando que se quemen.

No te preocupes, acá te ofrecemos trucos sencillos y caseros para limpiar esos hornos con quemaduras y puedas seguir siendo una maestra de la cocina.

¿Cómo limpiar un horno convencional quemado?

limpiar el horno quemado

La mejor manera de cuidar nuestro horno es no ensuciando, utilizándolos correctamente y retirando los residuos de grasa o líquidos después de usar; pero una vez que nuestro horno refleje esa capa grasienta, adherida y mal olor, podemos proceder a limpiarlos de esta forma:

Detergente

detergente para limpiar el horno

En cualquier presentación de lavavajillas, una vez completamente frío, realiza una mezcla de detergente con agua y con ayuda de una esponja suave, úntalo sobre las superficies quemadas. Déjalo actuar por espacio de una hora y retira esta pasta con un trapo húmedo.

Debes cerciorarte de que retiraste todo el detergente porque luego, si lo enciendes, tus comidas absorberán ese olor, convirtiéndola en no apta para el consumo.

Por último, seca bien el horno con toallas de papel, para retirar la humedad y quede la superficie seca, lista para un nuevo uso.

Sal

sal para limpiar el horno

La grasa quemada en el interior del horno se puede quitar con este granulado. Antes de todo, limpiamos la superficie con un paño húmedo.

Luego, esparcimos la sal en todos lados, especialmente donde haya superficies con grasa quemada y encendemos el horno a fuego bajo, viendo que la sal se torne de color dorado. Apagamos el horno, lo dejamos enfriar y con ayuda de un paño húmedo, limpiamos la sal, y la grasa quemada acumulada desaparecerá.

Polvo de hornear

polvo de hornear para limpiar horno quemado

Conocido como uno de los remedios más efectivos en las zonas quemadas del horno, el polvo de hornear se usa de la siguiente forma: realizamos una crema agregando un poco de agua y polvo y la colocamos sobre las partes quemadas a limpiar; se deja reposando por un tiempo de media hora y se retira con un paño húmedo.

Espuma de afeitar

Espuma de afeitar para limpiar horno quemado

Ya sea un horno a gas o eléctrico, la espuma de afeitar es un aliado para limpiar, ¿En serio? Pues sí, además de ser muy fácil su aplicación y alcanzar resultados en pocos minutos.

Solo debes tomar la espuma y echarla donde esté la superficie quemada, la dejas allí por espacio de media hora y luego retiras con un paño húmedo.

Limpiar Horno eléctrico quemado

Limpiar Horno eléctrico quemado

Cuando tenemos que limpiar un horno eléctrico en casa, las paredes interiores, si no son limpiadas frecuentemente pueden deteriorarse y ocasionar daños a nuestra salud por el óxido que emana cada vez que se prende.

Sus paredes son de acero en su mayoría y por tener componentes eléctricos, no se recomienda el uso de limpiadores abrasivos. Por eso, para limpiar las superficies quemadas en este tipo de horno, debemos tener a la mano los siguientes elementos:

Estos ingredientes los colocamos en un envase haciendo una pasta (será necesario colocar el doble de cucharadas de bicarbonato para que espese); la aplicamos con ayuda de un cepillo de dientes ya en desuso y la dejamos reposar durante media hora.

Si el quemado es mucho, deja por un poco más de tiempo. Es necesario que apliquemos en cantidad abundante la pasta, cubriendo toda la parte dañada.

Finalmente pasamos una esponja suave húmeda en repetidas oportunidades hasta que removamos en su totalidad lo quemado. Terminamos pasando un paño húmedo por toda la superficie para eliminar residuos de la pasta.

¡Y listo! Tarea hecha.